El candidato a gobernador bonaerense del Frente de Todos, Axel Kicillof, pidió hoy a los votantes que en las elecciones generales del domingo próximo «cuando pongan la boleta en la urna», digan «nunca más al neoliberalismo en la Argentina».

Kicillof formuló esas declaraciones durante un acto de campaña que encabezó en Lobos, donde estuvo acompañado por el postulante a intendente del peronismo, Gustavo «Tacho» Sobrero; y los jefes comunales de Navarro, Santiago Maggiotti, y Roque Pérez, Juan Carlos Gasparini.

«Vamos a poner la Argentina de pie con Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kichner. La provincia de Buenos Aires fue sometida a políticas que dañan, arruinan y rompen porque este es el corazón productivo del país», dijo el diputado nacional.

A la vez, criticó a los intendentes del oficialismo que «esconden» al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora María Eugenia Vidal durante la campaña, analizó que ello «es una estafa electoral» y les pidió que «muestren la boleta completa de quienes los llevaron al poder».

«Den la cara y expliquen cómo fue que no hicieron nada cuando Vidal y Macri le sacaban el trabajo a la gente, cerraban los comercios, empresas y emprendimientos. Son responsables de lo que pasó», expuso y remarcó que el Frente de Todos «vino para cambiar las prioridades».

Sostuvo que «el 27 no sólo discutimos candidaturas a presidente, a gobernador e intendentes, sino que también es importante sacar una conclusión y una enseñanza, reflexionar y aprender de estos cuatro años de Macri y Vidal: si para algo sirvió esta situación que tanta angustia causó es para que cuando pongamos la boleta, digamos ‘nunca más’ al neoliberalismo en la Argentina».

Planteó que la gestión de Juntos por el Cambio «atacó a los maestros, a los trabajadores de la salud, sacó derechos» cuando había dicho «que eran la nueva política y que venían a mejorar».

«Pero ahí los vimos con el marketing político, los globos de colores, los discursos, el coaching y la big data. Vinieron a hacer un proyecto económico desastroso, vestido de engaños y estafas», subrayó el ex ministro de Economía.

Luego aseveró que «querían que la sociedad quedara atontada y privada de la organización y representación política» y agregó que «atacaron al pueblo y despreciaron a sus representantes para que no sólo la gente esté desilusionada y quebrada, sino para que nadie pueda expresar eso, llevarlo a la práctica ni canalizarlo».

Ante el cántico de «vamos a volver» que coreaban los asistentes al acto, Kicillof remarcó que «esto habla de un colectivo y un pueblo organizado, comprometido, a través de sus representantes a los que no les pudieron enseñar a odiar y vuelve con sus mejores tradiciones».

Más tarde apuntó que desde Cambiemos «nos quisieron hacer creer que era un privilegio tener la panza llena» cuando, en realidad, ello «es un derecho» y manifestó que «allí es donde más fracasaron porque el pueblo de la provincia no perdió ni sus valores, ni su solidaridad, ni sus convicciones, ni sus banderas».

«Cuando hicieron el desastre que hicieron, lo único que les quedaba era dividir al campo popular. Pero nuestra base, el pueblo, nos dejó claro para dónde ir diciéndonos a la dirigencia política que tenía que estar unida y que esa era la clave para dar vuelta esa situación».